La empatía aplicada a los procesos inteligentes de negocio une a personas y clientes

Marktel es la compañía full BPO que aplica la innovación tecnológica a los procesos de negocio, construyendo relaciones sanas entre clientes y personas. Análisis, consultoría y operación para implantar soluciones en los negocios a través del Big Data y la Inteligencia Artificial.

Gracias a un Plan de Innovación Continua, se implementan soluciones tecnológicas basadas en las necesidades de las personas y clientes, asentadas sobre una estrategia transparente adaptada a cada cliente y cada situación. Una mejora continua en soluciones y gestión de servicios BPO hace que la Experiencia de Cliente se ponga en valor, aportando procesos de negocio lógicos basados en la empatía, en las personas.

Las personas son el eje de la sociedad que sustenta la economía, por lo que las empresas sin personas no podrían ser empresas.

Algunas de las claves se encuentran en el entendimiento de las necesidades de cada cliente, teniendo totalmente claro qué y cuándo lo necesita, y si, casi de forma individual. Ahora las empresas forman parte del estilo de vida, gustos y costumbres de los usuarios, no solo de lo que necesitan. Es decir, las personas son el núcleo de los procesos de negocio.

Además de la constante evolución en la Experiencia de Cliente, tras la pandemia generada por el COVID, las actividades profesionales se han visto afectadas por la brecha digital, que poco a poco se irá reduciendo a través de la digitalización y la transformación digital. Las empresas que no transformen sus procesos de negocio se quedarán fuera de un futuro que ya es presente

La evolución en la comunicación, la omnicanalidad y la forma continua de relacionarse entre personas, afecta directamente a las fórmulas de trabajo que deben desarrollar las empresas. No solo la evolución en la comunicación y formas de relacionarse, también la definición y establecimiento de los procesos inteligentes de negocio basados en la tecnología son el peso que equilibra la balanza. Nos encontramos en una derivación pura hacia la gestión escalable, adaptada y flexible con lo que quiere y necesita cada cliente.

La tecnología, y la velocidad a la que se aplica de forma lógica, cada vez es más necesaria. La innovación tecnológica es la nueva e inseparable amiga de las empresas del S.XXI, que claramente nos acercan a una especie de S.XXII. Un cambio tecnológico en las estructuras y en los diferentes procesos para formar parte de la evolución en las empresas que se basan en la relación de los clientes.

 

Renovarse o sobrevivir

La evolución económica y social están arraigadas a las diferentes tendencias tecnológicas, en las que se basan cada vez más las corporaciones. La combinación de almacenaje de datos e información en la nube con la inteligencia artificial, desemboca en una sociedad digital firme, construyendo una cultura tecnológica robusta.

La absorción y almacenamiento de información hace que la tecnología se democratice a través de su propia universalización, dando lugar a analizar para construir una flexibilidad y escalabilidad que una a personas y clientes.

La analítica de datos y ejecución de procesos establecidos sobre las interacciones de los clientes, de forma casi inconsciente, hace que la rentabilidad se aferre a obtener resultados rentables a través de lo pragmático y la eficiencia.

En Marktel, la implantación de herramientas tecnológicas cognitivas se sustentan sobre la Inteligencia Artificial y el Machine Learning. Esta estructura se resuelve en soluciones lógicas y funcionales a través del apoyo al factor humano, muy nombrado últimamente como el humano aumentado. Proporcionar al humano superpoderes a través de las diferentes técnicas de recomendación, de la omnicanalidad y de la optimización de los procesos de negocio, supone reducir los tiempos y afinar ante la obtención de los resultados. Esto significa la optimización de tiempos de espera del cliente, además de ofrecerle lo que realmente necesita.

Es necesario obtener una visión 360º y ofrecer un servicio más completo y más exacto. Son objetivos alcanzables cuando se reduce de forma real la curva de aprendizaje del personal laboral, afectando directamente a que emplee el tiempo de forma adecuada en cada momento, utilizando la IA como una extensión de su cuerpo y su cerebro.

 

¿Vendes un producto o prefieres un cliente para siempre?

Cada vez está más claro que las empresas deben tener una visión clara y saber en todo momento que necesitan sus clientes. Pero ya no solo conocerlos como clientes, hay que tener claro que puede ofrecer una marca a una persona, una respuesta para formar parte de la vida y felicidad de los humanos.

La carrera tecnológica está vinculada a la empatía, a conocer a los usuarios, a no robarles tiempo innecesario, a saber que estás ahí cuando lo necesiten. Es cuestión de vender un kilo de tomates en un mercado o conseguir que tu cliente necesite tu kilo de tomates, ese que le da lo que otros tomates nunca conseguirán.

Cada persona que forma parte de una entidad debe imprimir sus valores, tanto en su forma de trabajar como de pensar, es decir, que si no está de acuerdo con los valores de una marca será muy difícil que los pueda llevar a cabo.

Además de la “simpatía empática”, la combinación de los conocimientos con la omnicanalidad, la consultoría y los sistemas más innovadores, hacen que el Customer Journey sea perfecto. Pero la experiencia de cliente no solo se basa en la tecnología y la empatía, el equipo humano en algo único, facilitando y mejorando su trabajo, haciéndoles sentir que su cliente es su espacio de confort y que realmente un proyecto le pertenece.

La fidelización de clientes es un valor añadido, y es necesario estar presente prestar la continuidad de negocios pase lo que pase. Para esto, además de la solvencia de diferentes tipos de recursos, es imprescindible tener una estructura clara con unos objetivos firmes, basados en las tendencias tecnológicas y de customer experience.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn